CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE VISITADORES –CLAPVI-


V ENCUENTRO DE MISIONEROS JÓVENES
CLAPVI
Quito – Ecuador       

CRÓNICA DEL  PRIMER DÍA

Lunes 18

Por fin había llegado el día…eran las 6:30 p.m. del domingo 17 de octubre  cuando nos disponíamos salir desde el Seminario San Vicente de Paúl de Quito, hacia la casa de retiro “Getsemaní” de las Hijas de la Caridad. No hay duda de que este lugar nos hizo recordar a nuestros primeros Padres, ya que es un verdadero paraíso, y  entre charlas y frío nos fuimos a la cama.

En la mañana del Lunes 18,  fiesta de San Lucas ,   nos encontramos en el desayuno a las 8:00 a.m para calentarnos un poco con una taza de té o de café. Nos habíamos levantado a una sola voz, y no precisamente rezando los salmos, sino por el agua tan fría que padecimos ya que no habían encendido el calentador…y claro…recordamos en ese momento que el nombre de la casa de retiros no era “El monte Tabor” sino “Getsemaní”.

Luego de rezar las laúdes, fuimos al salón de conferencias, donde el P. José Jair, C.M. nos presentó a los miembros de la mesa principal, seguido de unas palabras del p. José Luis García, C.M., Visitador de la Provincia de Ecuador,  dándonos la bienvenida. También se dirigieron a nosotros  los padres Agnaldo de Paula, C.M., Visitador saliente de la Provincia de Río de Janeiro,  y el P. Pedro Rubén, C.M.,  Visitador de la Provincia de Perú.

Acto seguido el P. José Jair nos compartió el objetivo general y los objetivos específicos del encuentro. Después del receso, que en otra parte hubiese sido un refrigerio, porque con el frío, qué bien nos caía una taza de té…iniciamos el compartir de experiencias pastorales de cada uno de nosotros.

¡Cuánta riqueza hay entre nosotros! Nuestros trabajos van desde formación en el seminario, centros de promoción humana, pastoral vocacional, pasando por vivir en lugares de mucha violencia, hambre, sincretismo religioso, hasta el simple acompañamiento de comunidades en las cuales no es necesario decir, sino sólo estar.

Comenzando la noche tuvimos una muy fría Eucaristía,  al menos en la primera parte,  pero no me mal interpreten por favor, esa frialdad nada tenía que ver con nuestro fervor, mas bien, la celebramos al aire libre…!Qué frío!, pero qué bueno, como diría el P. Jair:  ”es el frío de los pobres que sufren y nos esperan” .

Luego de la cena nos reunimos de  nuevo  para asistir a la última presentación,  la de nuestros hermanos del Ecuador. Con gozo, y en manos de Dios nos despedimos.

P. Antony Díaz, C.M.

CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE VISITADORES –CLAPVI-

V ENCUENTRO DE MISIONEROS JÓVENES
CLAPVI

CRÓNICA DEL SEGUNDO DÍA

Martes 19

Alrededor de las 7:15 a.m. se veían venir hacia la capilla rostros de alivio, y hasta de felicidad, ¿eran motivados por la alegría de encontrarse con su Señor? Sin duda, pero me da la impresión de que también era porque ya había agua caliente en la casa.

Luego del rezo de las laudes y una hermosa Eucaristía presidida por el P. Pedro Rubén Borda, visitador, y preparada por nuestros hermanos de Perú, pasamos al desayuno.

A las 9:00 a.m. nos congregamos en  salón de conferencias para tratar el tema “Virtudes Vicentinas y Bienaventuranzas” presentado por el P. Humberto Aristizàbal de la Provincia de Colombia. El tema fue desarrollado en cuatro partes: Motivación, en cuya parte leímos el texto de la conferencia de San Vicente sobre las virtudes, del 22 de Agosto de 1659, y luego compartimos los sentimientos que suscito en nosotros tal lectura: desafío, confrontación, redescubrimiento de la palabra de San Vicente, en fin. La segunda parte Descripción, donde contestamos algunas preguntas que nos fueron entregadas, todas ellas con relación a las virtudes; Iluminación, en esta parte el P. Humberto nos hizo una reflexión, desde la Sagrada Escritura, sobre las bienaventuranzas, a la luz de las virtudes vicentinas. El motivo de las máximas evangélicas, nos decía, es el Celo por el que entregamos todo por la gloria de Dios; el medio es la mortificación por la que quedamos libres de todo apego, incluso de nosotros mismos…este medio es para ser sencillos, esto es, puros de conciencia, sin doblez, para ser humildes, reconocer lo que somos para ser mansos, amables, delicados en nuestro trato con los pobres; y la cuarta parte era la Celebración, donde vivimos una experiencia impresionante de encuentro creativo con el Señor. Cada equipo preparó un momentito de “encuentro” desde la sencillez, la humildad, la mansedumbre, la mortificación y el celo.

A las 8:00 p.m. nos armamos nuevamente de valor  para salir al patio delantero donde nos preparamos para rezar a Dios a través del santo Rosario, e implorarle a El que, por mediación de la Santísima Virgen María podamos hacer vida en nosotros las virtudes que nuestro santo fundador quería que viviéramos.

En el fondo el riesgo no era tan grande ya que nos esperaba una tierna y calurosa fogata, que hacía arder en nosotros el fuego del Espíritu. Hacia las 9:00 p.m. volvimos a la acogedora casa, y por ahí nos quedamos charlando un poquito hasta “que se rompió la taza y cada uno para su casa” como dicen en República Dominicana para irse a acostar.

Como mañana miércoles estaremos de paseo durante todo el día, nuestra crónica saldrá de nuevo el día jueves. Hasta pronto.

P. Antony Dìaz, C.M.

 CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE PROVINCIAS VICENTINAS  -CLAPVI

V ENCUENTRO DE MISIONEROS JÓVENES

CLAPVI

CRÓNICA DEL TERCER DÍA

Miércoles 20

Atardeció y amaneció, día tercero;  y dijo el P. Jair “Vamos de paseo”…y vieron los misioneros que eso era bueno, y luego de una fascinante Eucaristía presidida por los misioneros de la Provincia de Puerto Rico y un también rico desayuno, nos fuimos a las 8:00 a.m.

Para empezar salimos en cuatro vehículos, es que algunos eran pesos pesados…llegamos al Lago San Pablo donde duramos unos minutos  y luego nos tiramos un par de fotos. De ahí nos dirigimos a la ciudad de Otavalo.  Allí compramos unos detalles del País y de la región en el mercado. Nos impresionó la idiosincrasia de la gente, sus vestuarios, su sencillez, fue una linda experiencia. Hora y media después, fuimos a la ciudad de la artesanía en madera , San Antonio de Ibarra.  Hacia  el medio día corrimos al lago” Llagaucocha”,  donde degustamos de un paisaje maravilloso…y de un almuerzo más maravilloso aún. Como las cosas buenas con frecuencia duran poco, en un descuido se nos fue el tiempo, y partimos hacia la ciudad de Imantag a la parroquia “ Nuestra Señora de la Esperanza” donde trabajan algunos cohermanos vicentinos. Para finalizar con broche de oro, nos llevaron a una famosa bizcochería llamada “San Pedro”, allí nos tomamos un café con…amor.

Regresamos a las 8:15 p.m.

Pero cómo hablar del paseo sin mencionar la mayor atracción: el diácono Vanderlei. En los cuatro vehículos sólo se hablaba del diácono, tanto que estamos pensando en  hacerle una carta al P. General para que le permita el diaconado permanente, sólo para que venga como diácono a estos encuentros…si quiere saber más, entre a www.diáconovanderlei.com (jajaja)

Y como siempre, en manos de Dios nos fuimos a la cama.

P. Antony Díaz, C.M.

CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE PROVINCIAS VICENTINAS  -CLAPVI-

V ENCUENTRO DE MISIONEROS JÓVENES

CLAPVI

CRÓNICA DEL CUARTO DÍA
Jueves 21

A las 7:30 a.m. iniciamos con la celebración de la Santa Eucaristía, celebración que fue presidida por el P. Agnaldo de Paula, quien estuvo  acompañado de nuestros hermanos de Brasil. A continuación pasamos al santo desayuno.

A las 9:00 a.m. nos encontramos en otra sala de conferencias…..todavía no sé por qué el cambio  si el tema a tratar era  el “Cambio Sistémico” o si se debía a que las Hijas de la Caridad tenían  en casa un encuentro con Sor Eliana, Consejera de la Madre General para América Latina…! En hora buena!

El día estaba a cargo del P. Agnaldo de Paula, Visitador de la Provincia de Río de Janeiro, quien nos dirigió unas reflexiones muy buenas y útiles sobre el cambio sistémico. Claro, ya habíamos hecho dos cambios  sistémicos:  la sala de conferencia que ya les dije, y  las conferencias que fueron todas  en portugués. Por suerte el Espíritu sopló y creo que entendimos casi todo.

Les comparto algunas ideas de las reflexiones del día de hoy: es para todos sabido la actualidad de este tema. Para el año 2007 el P. General, P. Gregory,  había dado el visto bueno para que se emprendiera este proyecto, que ya había iniciado el P. Maloney,  pero que el actual padre General amplió a toda la familia vicentina.

No hay duda, Vicente era un visionario y operó un cambio sistémico profundo en la Francia del S. XVII, y fuera de ella. Este cambio no es sólo ideológico, ni sólo social, ni una especie de ONG. Es un proceso de cambio integral que tiene sus bases en una espiritualidad, en una teología: la Encarnación.

Los motivos planteados para este  cambio sistémico  fueron planteados:  la situación actual del mundo, nuestro Bautismo  que nos hace discípulos,  la vida y espiritualidad vicentina y  nuestro compromiso como consagrados. Este proyecto apunta a ser inventivos en comunidad,  ya que se trata de dignificar la vida de los más pobres. Lamentablemente tenemos una pastoral de mantenimiento, ya que muchas veces nos conformamos con ser funcionarios de Dios. Y no se trata de hacer caridad, sino justicia

Se presentaron algunos textos bíblicos que nos ayudan a fundamentar esta realidad:  Is 65, 17-25; Mt 9, 16-17; Rom 12, 1-2; Ef 6, 10-20; Ap 21, 1-8, entre otros.

Jesús tomó postura frente al poder porque denunció la acumulación de bienes, la hipocresía, derrumbó la mesa de los cambistas, luchó contra la estructura, no contra esta o aquella persona. Claro, no se trata de construir estructuras físicas, también construir conciencias nuevas.

Se nos invitó a crear estrategias para continuar este proyecto de toda la FamiliaVicentina. Respecto de las  personas: convivencia, consuelo, iluminación de realidades, involucrar al pobre en todas las etapas del proyecto, crear modelos institucionales valorizando los recursos de la comunidad.

Estrategias de organización: crear proyectos autosustenibles, que no dependan indefinidamente de fuera y ser transparentes en el manejo de las cuentas.

Estrategias de corresponsabilidad y participación: promover la corresponsabilidad en el trabajo;  tener una visión conjunta de los diversos participantes que toman decisiones como son las  juntas de vecinos, medios de comunicación;  luchar a través de acciones políticas, en fin.

Como no es un tratado, con esto les basta para tener una idea de nuestro trabajo. Después de la cena nos reunimos otra vez en el salón de conferencias donde habíamos comenzado inicialmente, otro cambio sistémico…perdón, de salón,  para compartir algunas experiencias e ideas del por qué tantos sacerdotes jóvenes están abandonado su  ministerio. Lo interesante de este tiempo de reflexión es que no estaba en el programa, fue decisión nuestra tratarlo. Fue un momento impresionante en el que también compartimos la grandeza y los gozos del ministerio.

En manos de Dios, nos fuimos a la cama.

P. Antony Díaz, C.M.

 CONFERENCIA LATINOAMERICANA
DE PROVINCIAS VICENTINAS -CLAPVI-


V ENCUENTRO DE MISIONEROS JÓVENES
CLAPVI

CRÓNICA QUINTO DÍA

Viernes 22

Una hermosa mañana en el paraíso de Getsemaní, a las 7:30 a.m. nos encontramos en la sala de conferencias para unirnos a nuestro Señor a través de la Lectio Divina. Luego del desayuno, volvimos a la gran sala para compartir  el  tema “El encuentro con Cristo instituye discipulado, el encuentro con los hermanos suscita la misión”, impartido por le P. José René Mancilla, de la Provincia de Colombia, y formador en Santo Domingo Tsáchilas.

La fuente de trabajo, claro está, sería el documento de Aparecida, de la cual leímos el número 146, comparándolo con el prólogo de nuestras Reglas Comunes, y ver así cuán actual es nuestra doctrina vicentina.

El texto clave para  interpretar todo el documento es el de Juan 14,6, ya que para nosotros no hay vida sin Jesucristo. El discipulado parte de un encuentro personal con el Maestro, y ese encuentro se convierte en experiencia formativa, que a su vez genera compromiso. Los ejes transversales del documento son: JESUCRISTO y VIDA, cuyo itinerario del discipulado es: la santidad, la comunidad y la formación.

No somos discípulos por una decisión ética, como afirma el Papa Benedicto XVI, sino por un encuentro con Jesús; es una vinculación con Alguien, no con algo.

Compartíamos también que algunos lugares de encuentro  son: La Palabra de Dios, la Lectio Divina, la eucaristía, la reconciliación, los pobres, la piedad popular, la espiritualidad cristiana, María, los Apóstoles y los santos.

Luego de la reflexión, hicimos unos trabajos en grupos, respondiendo a unas preguntas bastante desafiantes porque ponían, de alguna manera, nuestra fe al descubierto. Después del plenario, muy rico y creativo, nos fuimos al banquete, no al de la Eucaristía, pero banquete.

En horas de  la tarde tratamos la segunda parte de la temática: el encuentro con los hermanos suscita la misión. Aquí compartíamos  que la misión es el encuentro de los discípulos con sus hermanos. La misión consiste en compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo.

Es justo mencionar que en el almuerzo de hoy tuvimos un muy lindo compartir, en el que evidenciábamos lo que reflexionamos.

La Eucaristía de clausura la tuvimos junto a las hermanas mayores de las Hijas  de la Caridad. No hay duda que ellas siguen siendo para nosotros ejemplo de fidelidad al llamado de Dios.

Finalmente, y para terminar en grande, los padres del  Ecuador nos trajeron un grupo de jóvenes y algunos no tan jóvenes para ofrecernos lo mejor de su folklore, lo mejor de su cultura. Entre las presentaciones, nos ofrecieron el GUASIPICHAI, una representación de cómo hacían las casas desde antiguo; también SARAMAMAIA, el baile del maíz y, para  despedirse y despedirnos LA  FIESTA MESTIZA, un recuento de la toma de la plaza.

Queremos agradecer a Dios infinitamente por este privilegio grande de habernos permitido estar en esta tierra bonita;  gracias a los Padres del Ecuador por su entereza en cada detalle, a las Hijas de la Caridad por su cuidado especial, a las niñas de la cocina y trabajadores en general.

Nos encomendamos a la protección de la virgen María bajo la advocación de la Medalla Milagrosa. Dios les bendiga mucho y siempre.

P. Antony Díaz, C.M.