CONGREGAZIONE DELLA MISSIONE
CURIA GENERALIZIA

Via dei Capasso, 30 – 00164 ROMA
Tel: +39 06 661 30 61 – Fax: +39 06 666 38 31 –Email: cmcuria@cmglobal.org

EL SUPERIOR GENERAL

Roma, 18 de julio de 2014

Queridos miembros de la Familia vicenciana,

Con motivo de la fiesta de San Vicente de Paul, en nombre de la Familia vicenciana y de los responsables de nuestras diferentes ramas, les escribo para informarles que hemos decidido consagrar el próximo año a la “nueva evangelización”. Lo celebraremos como Familia vicenciana centrando nuestra atención en tres puntos claves de fidelidad en el seguimiento de Jesucristo, evangelizador y servidor de los pobres:

  • La necesidad de una conversión personal y comunitaria;
  • La necesidad de ir más allá de nosotros mismos, escuchando el grito de los pobres, sobre todo de aquellos que viven en la periferia de nuestras ciudades y al margen de la sociedad actual;
  • La necesidad de evangelizar y ofrecer nuevas formas de llevar a cabo la pastoral de la familia.

Del 5 al 19 de octubre de 2014, el Papa Francisco reunirá un Sínodo de Obispos para examinar “los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización”. Es un tema importante propuesto por nuestro Santo Padre para el bien de la Iglesia, como lo mostrará este Sínodo.

Al comienzo de su pontificado, el Papa San Juan Pablo II lanzó la llamada a “una nueva evangelización” para estimular a un nuevo fervor y buscar medios innovadores para encontrar a Jesús, ahondar en nuestra relación con Cristo y crecer en nuestra vida de fe. Esta llamada de Juan Pablo II llegó en un momento de malestar general entre los cristianos, en particular en los países del mundo desarrollado. Juan Pablo II pensaba que los cristianos estaban siendo menos fervientes en la vivencia de su fe, y por eso hizo una llamada a la conversión y a una nueva evangelización. Sus dos sucesores: el Papa emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco, continúan y favorecen estas dinámicas en favor de una renovación.

Redescubrir y encontrar de nuevo a Jesús con amor en nuestros corazones, profundizando en nuestra relación con El para crecer como discípulos, es un aspecto esencial de esta nueva iniciativa. Se trata de una profundización personal de nuestra fe en el Dios de Jesucristo, un fruto del Espíritu Santo. Este amor nos guía en el camino de devoción a Dios y de entrega a los demás, sobre todo a los pobres. Como cristianos verdaderamente comprometidos y como discípulos de Jesús, compartimos la Buena Noticia del amor de Dios, que se encuentra en las Sagradas Escrituras y en los sacramentos. La misión de todo fiel católico bautizado es la de dar a conocer a Jesús a todos.

Para realizarlo, la Iglesia nos llama a la conversión, a una nueva manera de encontrar a Dios y de creer en El, y de compartir la Buena Noticia con los demás. Para vivir esta experiencia de conversión y seguir un nuevo camino para encontrar a Dios, debemos dejar nuestra propia comodidad y escuchar al Señor cuando nos habla en lo profundo de nuestro corazón. Como miembros de la Familia vicenciana, ¿cómo podemos responder a esta llamada a la conversión y a la nueva evangelización? El carisma que san Vicente de Paúl compartía con santa Luisa de Marillac, que continuó con el beato Federico Ozanam, y con otros muchos en la tradición vicenciana, consistía en cuidar de los pobres y desfavorecidos. Pero también comprendía el “cuidado de las almas”, aspecto esencial de la misión.

En la vocación vicenciana, la misión y la caridad son inseparables. Las obras de misericordia corporales y espirituales y el servicio van siempre unidos. Estas consignas dirigidas a las Hijas de la Caridad en su servicio de los pobres nos hablan de “la preocupación primordial de darles a conocer a Dios, de anunciar el Evangelio y hacer presente el Reino” (Constituciones de las Hijas de la Caridad, 10 a). El beato Federico Ozanam subrayó que, en la Sociedad, la ayuda material no era el único aspecto del servicio de los pobres. Más bien recordaba a los miembros de las Conferencias que su espiritualidad y su testimonio cristiano, lleno de la ternura del amor de Dios, ayudaban a muchos alejados a volver a la fe, y eran un medio de evangelización de numerosos no cristianos. Hacer más sólida y profunda nuestra relación con Dios y ayudar a los otros a encontrar a Cristo, es una virtud esencial de nuestra espiritualidad vicenciana. Es la fe en actos.

En nuestra vida diaria tenemos que hacer frente a numerosos desafíos. Pero ahora es el momento favorable para anunciar la Buena Noticia de la salvación en Jesucristo. Aunque vivamos en un entorno a menudo indiferente a la religión, la gente todavía tiene verdadera sed de valores transcendentes. Hay hambre de Dios en el mismo pueblo de Dios, sobre todo cuando éste aspira a una nueva manera de vivir que difiere de las normas dominantes de la sociedad. Podríamos adoptar la manera de vivir de la gente en este entorno de indiferencia religiosa, y habituarnos a aceptar la poca importancia que se concede a las cuestiones esenciales de la fe y del sentido de la vida en este mundo.

Pero, ¿somos conscientes de la realidad de lo que ocurre cuando la gente olvida a Dios? Muy a menudo es revelador de una verdadera pobreza espiritual y material. San Vicente estuvo profundamente impresionado por la situación en la que se encontraban las personas de su tiempo: las que vivían en la miseria y en la ignorancia y que no sabían nada de Dios, ni de su amor. Por esto, san Vicente dijo con fuerza y convicción: “Es cierto que yo he sido enviado, no sólo para amar a Dios, sino para hacerlo amar. No me basta con amar a Dios, si no lo ama mi prójimo”. (SV, Conferencia del 30 de mayo de 1659, Coste XI-4, p. 552)

Si tuviésemos tan solo un poco de este amor, ¿apartaríamos los ojos y nos quedaríamos con los brazos cruzados? ¡Nunca! La caridad no puede estar ociosa. La caridad nos impulsa a  hacer todo lo que podamos para aportar consuelo y salvación a los que sufren. Nuestra vocación de vicencianos consiste en enardecer el corazón de los demás: hacer lo que el mismo Hijo de Dios hizo. Vino a traer el fuego al mundo, a encenderlo con su amor. ¡Qué otra cosa podemos esperar para nosotros mismos, sino solo arder de amor por el Señor y ser consumidos por este amor!

Como miembros de la Familia vicenciana, estamos llamados a ser agentes de la evangelización ofreciendo un servicio lleno de amor. La caridad es el valor principal de la vida, y el desafío de la comunidad cristiana consiste en hacerla activa en el mundo actual. Nunca debemos separar ni oponer la relación intrínseca entre la fe y la caridad. Somos discípulos de Jesús cuando extendemos el amor de Dios, y cuando nos comprometemos a participar plenamente en la vida y en la misión de la Iglesia. ¡El amor de Cristo nos ha conquistado! Por consiguiente, bajo el poder de este amor, estamos totalmente abiertos para amar concretamente a nuestro prójimo. Aquí podemos recordar la divisa de las Hijas de la Caridad cuyas palabras provienen de la Escritura: “El amor de Cristo crucificado nos apremia” (cf. 2ª Co 5, 14).

La fe nos permite reconocer los dones que nuestro Dios, bueno y generoso, nos ha confiado. La caridad los hace fecundos. Por la fe, entramos en amistad con el Señor. Por la virtud de la caridad, esta amistad es cultivada y puesta en práctica. La relación entre la fe y la caridad es ensalzada en esta unión intima entre ellas. Esto es lo que significa hacer efectivo el Evangelio en la vida de la gente. La encíclica Lumen Fidei habla de las repercusiones de la fe en el mundo, diciéndonos que “la luz de la fe se pone al servicio concreto de la justicia, del derecho y de la paz” (LF, 2013, 51). La Exhortación apostólica Evangelii Gaudium habla del servicio de la caridad como un elemento constitutivo de la misión de la Iglesia, que refleja la esencia de quiénes somos como Iglesia.

Como la Iglesia es misionera por naturaleza, también está unida de modo indisoluble a la virtud de la caridad, principalmente prodigando una caridad efectiva a nuestro prójimo. Cuando aceptamos el desafío de la misión impregnada de la caridad de Cristo, podemos identificarnos con las personas que viven en la pobreza y servirlas. Nuestros corazones vicencianos aceptan con gozo la llamada de Evangelii Gaudium, a ser instrumentos de Dios para la liberación y la promoción de los pobres, para permitirles alcanzar una promoción integral en la sociedad (EG, 2013, 182). Debemos ser dóciles, estar atentos, escuchar el clamor de los pobres, dispuestos a correr en su ayuda. Lo hacemos dejando nuestra propia comodidad, yendo a la periferia y a los márgenes para encontrar a las personas que viven en la pobreza.

Salimos de nosotros mismos para ir hacia los pobres a toda prisa, animados por el amor de Dios. En el cuarto capítulo de Evangelii Gaudium, encontramos numerosas ideas que están en consonancia con nuestro carisma. Las palabras de este capítulo parecen describir la vida y las acciones de san Vicente y de santa Luisa, y de todos los santos y beatos. Veamos un ejemplo de lo que nos dice este capítulo cuarto: los pobres son los preferidos de Dios; los pobres ocupan un lugar privilegiado en la Iglesia; y los pobres son nuestros evangelizadores. ¡Si estas ideas que provienen de Evangelii Gaudium les parecen familiares, no es nada extraño!

La nueva evangelización es una iniciativa para ayudarnos a reconocer la fuerza salvífica que las personas que viven en la pobreza, poseen en Cristo, y a situarlas en el centro de la Iglesia. Descubrimos a Cristo en los pobres; defendemos sus causas; somos sus servidores; los escuchamos; y nos invitan a meditar en la sabiduría misteriosa de Dios, que a menudo se revela a nosotros por sus mismas vidas.

En el contexto de los sufrimientos y de las luchas que las familias soportan hoy, la nueva evangelización puede responder a una necesidad urgente, como lo muestra el documento preparatorio sobre la pastoral familiar publicado para la tercera asamblea general extraordinaria del Sínodo de los obispos. La doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio debe presentarse de manera clara y comprensible para que llegue al corazón de muchos y transforme sus vidas, según la voluntad de Dios manifestada en Jesucristo. Otros documentos de la Iglesia evocan las necesidades pastorales de la familia como una dimensión esencial de la evangelización. Es una llamada a renovar nuestra comprensión del sacramento del matrimonio y de la vocación cristiana de las personas casadas y a consolidar la familia para el bien de la Iglesia y de la sociedad. Como miembros de la Familia vicenciana, deberíamos preguntarnos lo que podríamos hacer para evangelizar a las familias a las que servimos y a aquellas con las que entraremos en contacto.

Me refiero a las familias que encontramos en nuestras parroquias, escuelas, servicios sociales y en numerosos otras actividades en las que colaboramos como Familia vicenciana, para servir a las personas que viven en la pobreza. La familia constituye, sin ninguna duda, un campo inmenso para la misión. Numerosas familias a las que servimos hoy, necesitan protección y sufren muchas calamidades. A menudo están amenazadas, incluso a veces de muerte. Como Familia vicenciana, podemos y debemos progresar para establecer unas “Líneas de acción” que den impulso al trabajo pastoral con las familias, y principalmente, con aquellas que viven en la pobreza.

Con toda la Familia vicenciana, roguemos, para que la Iglesia busque métodos pastorales que ayuden a las familias a hacer frente a sus realidades a la luz de la fe, y con la fuerza que viene del Evangelio. Cuando celebramos la fiesta de san Vicente de Paul nos proponemos dedicar este año a la nueva evangelización. Necesitamos respuestas creativas para poner de relieve los desafíos que representan la nueva evangelización y una conversión personal y comunitaria para responder a las necesidades pastorales de la familia, sobre todo de las personas que viven en la periferia de nuestra sociedad.

Su hermano en san Vicente
G. Gregory Gay, C.M. Superior General

XX Encuentro de Responsables
de la Familia Vicenciana Internacional
Comité Ejecutivo

París, 17 de enero de 2014

Reunidos en la casa Madre de las Hijas de la Caridad (París), el 17 de enero de 2014, se desarrolló la reunión anual del Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana.
AGENDA

1. Informe de la Comisión de Colaboración de la Familia Vicenciana. (VFCC)

  • Primer programa piloto de formación, dado en inglés, para líderes de la Familia Vicenciana.
  • Hay peticiones para realizar sesiones de formación fuera de París (Asia, África, Ucrania, Líbano).
  • Hubo personas de las Universidades vicencianas implicadas en este programa dentro del equipo de diseño.
  • El plan para 2015: “El Año de la Colaboración Vicenciana”; la colaboración es un camino que hemos comenzado a recorrer. Necesitamos continuar reflexionando acerca de la realidad de la colaboración, buscando nuevas maneras de trabajo en común.

Preguntas, comentarios y sugerencias:

  • Se preguntó a la Comisión, si podría colaborar en la formación de animadores y asesores espirituales para las ramas de la Familia Vicenciana, sobre todo, para capacitar laicos en este tipo de ministerio. La comisión se pondrá de acuerdo con los líderes de cada rama para explorar las posibilidades de apoyar y/o contribuir a la formación de asesores espirituales.
  • Se aclaró que la Comisión es permanente y uno de los aspectos del plan es el de formar equipos temporales de acuerdo a objetivos específicos, por ejemplo el equipo de diseño se formó para ayudar en la creación del proyecto piloto en inglés.
  • La Comisión de Colaboración de la Familia Vicenciana desarrolló una propuesta de formación permanente y en orden a actualizar este programa ha completado el proyecto piloto en inglés. El desafío ahora es multiplicarlo y desarrollar el plan en otros grupos lingüísticos.

2. Informe de la Comisión de la Iniciativa de la Familia Vicenciana en Haití.

  • La comisión VFHI está compuesta por un representante de cada rama de la Familia Vicenciana designado por su líder internacional. La Comisión tiene el compromiso de salvaguardar la misión, siendo solamente responsable de las finanzas en nombre de los presidentes internacionales de la Familia Vicenciana.
  • Se ha constituido una Fundación como la entidad legal y fiscal que permite recaudar fondos en Haití con el fin de financiar los distintos programas y poder reinvertir los beneficios, para que este proyecto llegue a ser autosuficiente.
  • Con respecto a la colaboración entre ZAFEN y FONKOSE, es importante anotar que ZAFEN va a unirse a KIVA (la más grande agencia micro financiadora constituida en Internet) y es una buena noticia. (http://famvin.org/en/tag/haiti-initiative/).
  • Otro aspecto es la constitución de un Consejo Nacional Consultivo. Dos miembros de cada rama han sido invitados a servir como consultores. A veces, este ha sido un proceso doloroso, porque siempre estamos retando a la gente a mirar más allá de su propio interés personal.
  • Con relación a las estrategias de trabajo, se comenzaron los proyectos de piscicultura y el proyecto de costura. El programa de alimentación ya ha comenzado y se desarrolla bien. El proyecto da de comer a más de tres mil niños diariamente.
  • El número de personas trabajando en el proyecto ha ido creciendo. En este momento hay 6 empleados y cuando comience la granja de peces aumentará más el número del personal. En septiembre la Comisión se reunió con la Conferencia Episcopal de Haití y se les explicó sobre la iniciativa, algunos Obispos han solicitado la presencia en sus diócesis.
  • Se aumentará el presupuesto, dado que ha ido creciendo el personal y porque la escuela necesita un segundo vehículo. Este año habrá más visitas frecuentes a las escuelas. Cuando hay reuniones no todos pueden costear su viaje, por lo que la comisión asume los gastos para que asistan a las reuniones.

Peticiones específicas:

  • Se tiene un boletín electrónico que será enviado por correo electrónico. Éste boletín tendrá información sobre lo que acontece en Haití. Se quiere que llegue a todos los miembros de la Familia Vicenciana.
  • Desde hace algunos años le hemos llamado a esta iniciativa, ZAFEN, pero es algo más amplio ahora, por lo tanto se recomienda que se conozca como VFHI Iniciativa de la Familia Vicenciana en Haití.

3. Informe sobre la Comisión de Cambio Sistémico.

El 14 de febrero los miembros de la Comisión han cambiado. La nueva comisión está constituida por: P. Giuseppe Turati, C.M., Coordinador; Sr. Jim Claffey, SSVP, Secretario Ejecutivo; Sta. Kerry Anthony, Depaul Internacional; Sor Teresa Mueda, HC.; P. Mizael Donizetti Poggioli, C.M..; Sr. Juan Pablo Jácome Solarte, JMV y Sra. Rose de Lima Ramanankavana, AIC.

4. Documento Final del Simposio sobre la Gestión prudente de los recursos en la Familia Vicenciana.

El documento final del Simposio sobre gestión, se puede encontrar en las tres lenguas en el sitio Web de la Familia Vicenciana y en la página de cmglobal.org. Después del Simposio se han desarrollado algunas estrategias. Aunque es una iniciativa de la CM, está abierta a toda la Familia Vicenciana.

5. Informe sobre la Comisión de Diálogo con el Islam

La Comisión envió la propuesta de “Estatutos” para que el Comité Ejecutivo haga las respectivas sugerencias y comentarios. Se señaló que es mejor no llamarles “Estatutos”, sino reglamento interno o líneas de acción que la Comisión podría seguir.

En cuanto al Simposio programado en Chicago para 2015. (Cancelado).

  • Se sugiere que los encuentros podrían ser locales: por los costos de los viajes y que la mayoría de las personas involucradas en este trabajo son de otros países donde hay una destacada presencia del Islam.
  • Éste es un programa de sensibilización, no de integración.

6. Presentación del Directorio de Familia Vicenciana Internacional

Se presentó el trabajo realizado hasta ahora acerca del Directorio.

  • Se sugirieron algunos cambios: sustituir los correos personales por el correo de la Asociación. Se dijo también que antes de ser publicado se enviará al Comité Ejecutivo para que haga las correcciones respectivas y sugerencias.
  • Se sugiere que cuando hay cambios de las personas que tienen un rol especifico, este cambio debe ser comunicado a la oficina de la Familia Vicenciana.

7. Celebración de los 400 años

La AIC presentó lo que tiene programado para celebrar los 400 años de su ministerio. Es un programa que va desde septiembre de 2013 hasta septiembre de 2017:

2013-2014: Interiorizar la espiritualidad de San Vicente. Un resumen de una página se publicará cada mes.

2015-2016. Comunicar lo que da vida a la Asociacion (dentro y fuera), para hacer esto de tal manera, que atraiga nuevos miembros a la Asociación.

2017: Celebrar y entusiasmar a todas las asociaciones nacionales para culminar con una Asamblea en Francia.

8. Información sobre las Ramas de la FAMVIN bajo la responsabilidad del Superior General de la CM.

JMV: Tiene un nuevo subdirector, el P. Irving Amaro C.M. de México. Él comenzó su trabajo en septiembre de 2013. Del 17 al 20 de julio de 2014 se realizará el encuentro de Asesores y Asesoras en París y la preparación para la próxima Asamblea General que se realizará en junio de 2015 en Salamanca, España.

AMM: Tiene un nuevo subdirector, el P. Carl Pieber de la Provincia de USA – Este. Ha iniciado su servicio en enero de 2014. La Asociación se prepara también para su primera Asamblea General que será en noviembre de 2014 en Roma.

MISEVI: En 2013 se realizó un encuentro en Eslovaquia para presentar MISEVI a los países europeos y con la participación también de Líbano. Se realizó la Asamblea General en Costa Rica a finales de febrero y principios de marzo de este año.

9. Encuentro Jóvenes Vicencianos en Brasil. (EJV)

Se presentó un breve informe sobre el EJV Internacional, que esta vez se realizó en Bello Horizonte, Brasil. El tema de este encuentro fue “Jóvenes Vicencianos, Hombres y Mujeres, Misioneros de la Caridad: vamos a los pobres”. El encuentro tuvo la participación de más de mil personas, representando 10 ramas de la Familia Vicenciana de 20 países. Hubo un clima de mucha alegría y fraternidad y una buena organización. El encuentro por el contenido de las reflexiones, la riqueza de la convivencia y la participación creativa en las celebraciones, fue muy enriquecedor y permitió a los jóvenes vivir una hermosa experiencia de pertenencia a la Familia Vicenciana, en la vivencia de un ideal común, actual y desafiante. El gran reto ahora, es caminar en estrecha colaboración y en espíritu de comunión.

La participación juvenil más grande fue de Brasil y América Latina. Se lamentó la ausencia de representantes de algunos países europeos, sobre todo donde la Familia Vicenciana es fuerte y grande como España e Italia.

10. Tema de reflexión y oración de la Familia Vicenciana

El tema anterior fue sobre la Fe. Hubo también un intercambio en la manera como en cada una de las ramas celebraron el Año de la fe y la fiesta de San Vicente de Paúl.
Para 2014
Hubo la sugerencia que el tema central sea la Nueva Evangelización, teniendo en cuenta en el contenido, enfatizar acerca de “la familia”, “la conversión” y “la evangelización de los marginados de la sociedad”.

11. Próxima reunión

El Comité Ejecutivo se reunirá el sábado 3 de enero de 2015 por la tarde y el domingo 4 por la mañana en París.
La próxima reunión de representantes de FAMVIN se realizará en Roma, en enero de 2016, se definirá la fecha que será anunciada.

12. Varios

Propuesta de la Comisión de Colaboración de la FAMVIN de dedicar 2015 al tema de la colaboración.
La comisión desarrollará una propuesta sobre el tema antes de la próxima reunión.

Secretariado Internacional de FAMVIN

Cuando la Comisión de Colaboración analizó su trabajo y como ellos vieron el futuro, propusieron mirar la manera cómo se puede realizar juntos un trabajo más efectivo, creando un secretariado de la Familia Vicenciana que junto con el Comité Ejecutivo podría buscar maneras más efectivas de hacer de la cooperación y la colaboración entre las ramas, una realidad.
Comentarios y Recomendaciones: Es bueno tener una oficina central constituida. Actualmente existe una Oficina de la Familia Vicenciana, por lo tanto, antes de crear algo nuevo, sería bueno reflexionar sobre la presente estructura y cómo se está funcionando. Se le pidió a la Comisión estudiar ésta cuestión y mirar las dos posibilidades: cambiar la organización de la oficina o ampliar sus funciones y operaciones. Se le solicitó a la Comisión investigar esta cuestión y presentar sus conclusiones y propuestas en la reunión de enero de 2015.