CONGREGAZIONE DELLA MISSIONE
CURIA GENERALIZIA

 

Via dei Capasso, 30
Tel. (39) 06 661 3061

00164 Roma – Italia
Fax (39) 06 666 3831

Roma, 8 diciembre, 2014

A  todos los miembros de la Familia Vicenciana:

Queridos hermanos y hermanas:

A medida que aprovechamos el Adviento para orar y prepararnos para la venida de la “Palabra hecha carne” (Jn. 1:14) es un tiempo ideal para reflexionar sobre María, la Madre del Señor. Su “Fiat” –  una sumisión total a la voluntad de Dios al entrar dentro de la Encarnación – ha resonado en todas las edades como lo hace hoy. Nuestra Señora permanece la primera y principal discípula del Señor.

El regalo de la Medalla Milagrosa a Santa Catalina Labouré fue una expresión del deseo de María de llevar a todos a su hijo, Jesús. Durante más de un siglo, la Asociación de la Medalla Milagrosa ha promovido la devoción a nuestra Señora de la Medalla Milagrosa para recibir las gracias abundantes por María, que nos fortalece en un mundo hambriento de justicia y de misericordia.

Me sentí honrado de presidir y participar en la Primera Asamblea General de la Asociación de la Medalla Milagrosa, en Roma, del 2 al 9 de noviembre de 2014. Este gozoso encuentro de cien participantes de todo el mundo fortalece nuestro vínculo común para promover la devoción a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y participar en las obras de caridad y justicia de la Asociación.

Los participantes en esta Asamblea General formularon las adjuntas “Líneas de Acción” que yo les ruego reflexionen durante esta temporada de Adviento. Para el próximo año, pido que las diferentes ramas de nuestra Familia Vicenciana, en particular aquellas con una devoción especial a la Medalla Milagrosa, oren, reflexionen, y traten cómo promover el conocimiento y una mayor devoción a Nuestra Señora, y las obras piadosas y de caridad de su maravillosa Asociación.

Su hermano en San Vicente,

Gregory Gay, CM

Superior General

 

ASOCIACIÓN DE LA MEDALLA MILAGROSA

Asamblea General, 3-10 de noviembre de 2014

Líneas de acción

INTRODUCCIÓN

La Medalla Milagrosa es una poderosa fuerza de evangelización y transformación para todos los que la llevan con fe.  Venir al pie del altar, recibir la abundancia de la gracia de Dios por medio de María nos hace fuertes en un mundo sediento de justicia y de misericordia.

Desde 1909, los que pertenecemos a la Asociación de la Medalla Milagrosa, que tenemos gozosamente a María por Madre nuestra, promovemos lo que pidió María a santa Catalina Labouré en 1830: llevar la medalla que nos ofrece su imagen. Con este don que nos viene de Dios por medio de María nos dedicamos al ministerio de dar la medalla a todos, especialmente a los pobres, los enfermos, los sedientos, los hambrientos, los desnudos, los oprimidos, los presos y a todos los que buscan el reinado de Dios (Mt 25, 31-46). Los frutos de este ministerio, es decir un más profundo amor de Dios que experimentamos en los pobres, nos evangeliza para recibir a Dios más plenamente, lo que nos mueve a ser creativos sin límites en nuestro ministerio.

DESAFÍOS EN EL PLANO INTERNACIONAL 

  • Comunicación:

Línea de acción: Crear una red (local, nacional e internacional) de comunicación para intercambiar experiencias, actividades, información, formación, datos, técnicas y otras acciones.

  • Formación:

1ª Línea de acción: En el contexto de la Nueva Evangelización, que quiere extenderse a toda la humanidad (Mt 28,19-20), el Consejo Internacional ofrecerá unos criterios claros para la formación continua en la Asociación. Esa formación incluirá la doctrina social de la Iglesia, eclesiología, la Escritura, la identidad vicenciana, el ecumenismo y otros temas dedicados a la promoción de los pobres.

2ª Línea de acción: El Consejo Internacional sugerirá modos opcionales para la formación de nuevos miembros.

  • Mundo de la familia:

Línea de acción: El Consejo Internacional enviará a los Consejos nacionales cartas circulares para ayudarles a que vean a las familias como lugares de evangelización, animándoles de ese modo a hacer visitas domésticas con la Virgen María de formas cada vez más creativas. Esas cartas coincidirán con los diferentes eventos orientados a y que concluirán con la Reunión Mundial de las Familias (septiembre de 2015).  

DESAFÍOS EN EL PLANO NACIONAL 

  • Formación:

Línea de acción: El Consejo Nacional ampliará su programa de formación para incluir a las familias de los miembros de la Asociación.

  • Sentido de pertenencia:

Línea de acción: El Consejo Nacional animará actividades de colaboración con otros miembros de la Familia Vicenciana. Aunque no limitadas a ellas, esas actividades incluirán el trabajo en proyectos comunes, reuniones, compartir actividades comunes de formación, trabajo en red, retiros espirituales, etc., especialmente con la Juventud Mariana Vicenciana.

  • El Consejo Nacional definirá la misión y el compromiso de los delegados nacionales durante y después de la Asamblea General.

Línea de acción: Los delegados tienen la responsabilidad de comunicar a todos sus miembros la información obtenida en al asamblea antes del final del año.

  • Cambio sistémico:

Línea de acción: La AMM se dedica a la formación y al servicio de los pobres con el fin de capacitarles para que sean ellos los protagonistas de su propio destino, por medio de proyectos de cambio sistémico, recordando siempre que ellos son nuestros “amos y señores.”

DESAFÍOS EN EL PLANO LOCAL

  • Crecimiento de la AMM en número y en calidad:

1ª Línea de acción: Dar testimonio del gozo de nuestra fe y de nuestra pertenencia a la AMM en nuestras familias, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra parroquia local, etc., y en nuestros ministerios (familias que pasan por dificultades, niños de la calle, cercanía a los enfermos, etc.)

2ª Línea de acción: Trabajar en unión con todas las ramas de la Familia Vicenciana (voluntarios, simpatizantes, etc.)

 “Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguien oye mi llamada y me abre la puerta, entraré para compartir la mesa con él.”(Apocalipsis, 3,20),

OH MARÍA, SIN PECADO CONCEBIDA,
RUEGA POR NOSOTROS QUE RECURRIMOS A TI.