CONGREGAZIONE DELLA MISSIONE

CURIA GENERALIZIA


Via dei Capasso, 30

Roma – Italia

e-mail: cmcuria@cmglobal.org

15 de Enero de 2010

 

A todos los Visitadores y Vicevisitadores de la Congregación de la Misión

Queridos Visitadores,

Que la gracia y la paz de Nuestro Señor Jesucristo llenen sus corazones ahora y siempre.

La gente de Haití nos está pidiendo ayuda. Miles están sufriendo las consecuencias del terremoto de 7 grados que golpeó su país esta semana. Entre los que las están padeciendo se encuentran nuestros propios cohermanos, las Hijas de la Caridad y toda la Familia Vicentina. Los seis cohermanos destinados en Haití no han resultado heridos y nuestras dos casas, incluido el seminario, no han sufrido daños de importancia. El Visitador de Puerto Rico nos ha informado de la triste noticia de la Hija de la Caridad muerta como resultado del terremoto y de otra Hermana que resultó herida. La casa provincial de las Hermanas resultó totalmente destruida. Algunas familias de nuestros cohermanos han perdido sus casas.

Les escribo ahora para compartir la reflexión del Consejo General en la reunión de esta mañana. Esta reunión intentaba poner un poco de orden en la respuesta a esta situación. Reconocemos que hay necesidades inmediatas que deben remediarse sin pérdida de tiempo y que hay necesidades que habrá que atender a medio y largo plazo según lo requiera el ritmo de la reconstrucción del país. En esta carta nos estamos fijando en las necesidades inmediatas. Las que se prevén a medio o largo plazo estarán en la agenda del próximo encuentro de los responsables de la Familia Vicentina. Para la Familia Vicentina se ha presentado por sí sola la oportunidad de reunirse en un esfuerzo común para ayudar a los pobres.

Esta mañana, la Curia se ha comprometido a contribuir inicialmente con 25.000 $ (dólares americanos) para comprar artículos que se necesitan con urgencia. Enviamos este dinero a la Provincia de Puerto Rico ya que ellos están organizando centros de almenaje para que lo distribuyan las Hermanas y los Cohermanos. Estos artículos se entregarán cruzando la frontera que separa Haití de la República Dominicana.

Cohermanos a nivel individual, y Provincias, han preguntado a la Curia, sobre cómo responder a esta situación. Nuestra preferencia, en cuanto a dar cauce a los donativos de la Congregación, es que las contribuciones se envíen directamente a la Curia; o que los Visitadores indiquen al Ecónomo General las cantidades que él debe destinar a esta ayuda sacándolas del dinero de las cuentas que las respectivas Provincias tienen en la Curia. La Curia enviará inmediatamente todas las contribuciones a Puerto Rico, incluso día a día si es necesario.

Les agradezco a todos Uds sus expresiones de solidaridad hacia la población de Haití. Incluso en medio de sus sufrimientos, que nuestras oraciones les sostenga en su convicción de que Dios sigue con ellos.

Su hermano en San Vicente 


G. Gregory Gay, C.M.

Superior General