CONGREGAZIONE DELLA MISSIONE
CURIA GENERALIZIA
Via dei Capasso, 30 – 00164 ROMA Tel: +39 06 661 30 61
Fax: +39 06 666 38 31 –Email: cmcuria@cmglobal.org

SUPERIOR GENERAL

Roma, 25 de enero de 2017

A todos los Misioneros de la Congregación de la Misión

Año Jubilar – 400 Aniversario del Carisma Vicenciano

Queridos Misioneros,

¡La gracia y la paz de Jesús estén siempre con nosotros!

¡Mi corazón está rebosante de agradecimiento y alegría por este “don del Cielo,” que les permite a la Congregación de la Misión y a la entera Familia Vicenciana celebrar, durante todo el año 2017, el 400° aniversario del Carisma Vicenciano, que ha dejado tantos signos profundos del amor incondicional de Jesús en el mundo a lo largo de los últimos 400 años y continúa haciéndolo hoy!
Durante este año, la Congregación de la Misión y toda la Familia Vicenciana elegirán distintas fechas para comenzar la celebración. Algunas ya han comenzado. Otras comenzarán más tarde. Pero hay una fecha que es la fuente, que marca el comienzo para la celebración, que recuerda cómo se inició del “camino de San Vicente de Paúl,” , y cómo y dónde nació el Carisma Vicenciano: el 25 de enero de 1617 en Folleville, en Francia.

Ocurrió en ese pequeño pueblo donde Vicente fue tocado por la tremenda pobreza espiritual de las gentes del campo. Unos meses después, tuvo la experiencia de la terrible pobreza material en la ciudad de Châtillon y tuvieron origen las Damas de la Caridad, conocidas hoy como AIC, y que actualmente dan un testimonio esplendido del Carisma Vicenciano en todo el mundo. Comenzó animando a otros a cambiar sus vidas desde dentro, así como a llegar hasta las personas de su entorno, que tenían necesidades materiales. Al mismo tiempo, experimentó su propia conversión personal, dedicándose totalmente a los material y espiritualmente pobres, provocando la colaboración de tantas personas, que siguieron su ejemplo, para hacer realidad el Evangelio “aquí y ahora” para millones y millones a lo largo de los 400 años que han transcurrido desde aquel momento. ¡Esta misión no terminará sino cundo la Caridad sea globalizada, cuando el amor llegue a todos los rincones del mundo y conmueva el corazón de cada persona!

El tema del Año Jubilar, que nos acompañará a lo largo de los doce meses es: “Era un forastero y me acogisteis…”

Existen ya numerosas e increíbles iniciativas dentro de la Congregación de la Misión, así como en toda la Familia Vicenciana, para celebrar el 400° aniversario del Carisma Vicenciano en todos los rincones del mundo en el ámbito local, nacional e internacional, y hay algunas iniciativas todavía por llegar. Todas tienen en la mente las palabras de Jesús tomadas del capítulo 25, versículos 31-46 del evangelio de Mateo, tan valiosas para los Vicencianos y para todos los que abrazan el Carisma de Vicente de Paúl: “era forastero y me acogisteis…”

Al sentir nosotros el clamor de los pobres, no debemos olvidar mirar al interior, al clamor del pobre dentro de nosotros, a la pobreza dentro de nosotros que grita pidiendo ayuda, libertad y redención. ¡Fue la aceptación y el reconocimiento que hizo Vicente de su propia pobreza la que le llevó a purificar su propio corazón, el corazón que latería tan fuerte por las personas marginadas de la sociedad! El acercamiento de Vicente a las personas no fue el acercamiento de una teología desde lo “alto” sino más bien un acercamiento a la persona desde la propia pobreza de Vicente, el acercamiento de una teología desde “abajo.” Acoger al extranjero dentro de nosotros, reconocer que existe en cada uno de nosotros, abrazarlo, aceptarlo y después entregarlo totalmente a Jesús para que cure nuestras heridas, para entregarnos completamente a Él y confiar totalmente en Su Providencia: este fue el camino de Vicente. ¡Que sea el camino de cada uno de nosotros!

Los frutos permanentes de estos 400 años se ven en miles y miles de nuestros misioneros y en los miembros de las numerosas ramas de la Familia Vicenciana que nos han precedido, que han seguido el camino de Vicente, el Carisma Vicenciano, lo mejor que han podido. Ahora es nuestro turno.

Además de las múltiples iniciativas que desarrollaremos durante el año 2017 para celebrar el 400° aniversario del Carisma Vicenciano, me gustaría animar y retar a cada miembro de la Congregación, a cada uno de nosotros, con otra iniciativa común. Ella no es nueva. Confío en que muchos trabajarán duro en esta iniciativa a distintos niveles, en distintas partes del mundo, especialmente durante este Año Jubilar. ¡Se trata de algo que es antiguo, muy antiguo, y por otra parte, es siempre nuevo, permanentemente nuevo, como el Evangelio!

Estoy pensando en nuevas vocaciones a la Congregación de la Misión, nuevas vocaciones al Sacerdocio y para Hermanos. Es evidente que la iniciativa siempre viene de Jesús, pero tenemos que cooperar y ayudar. Jesús está llamando a la vida consagrada, en la mayor plenitud posible, para que esa llamada se haga realidad. Para lanzar esta iniciativa, me gustaría utilizar números como fuente de nuestra orientación.

La Congregación de la Misión tiene actualmente unos 3200 miembros en todo el mundo y unos 800 seminaristas en teología, filosofía y Seminario Interno, como candidatos. La iniciativa es como sigue: cada uno de nosotros, colectiva o individualmente, debería proponerse esta meta concreta: orar, estar atento, buscar, animar, e invitar a un nuevo candidato a unirse a nosotros durante este Año Jubilar. ¿Podemos imaginar 3200 nuevos candidatos a la Congregación de la Misión? ¿Es una fantasía? ¡Con Jesús todo es posible!

Por medio de esta iniciativa, se espera que salgan adelante muchas nuevas vocaciones durante el Año Jubilar. Nada es imposible para Jesús, y estamos invitados a hacer todo lo que podamos para cooperar con Él. La Providencia hará el resto. La iniciativa y el reto para nosotros están claros. Que cada misionero se proponga esta meta: me ofrezco como un instrumento a Jesús para atraer a un nuevo candidato a la Congregación de la Misión en este Año Jubilar. Nada más, pero nada menos.

Sigamos, pues, adelante en este Año de Gracia con las palabras de san Vicente de Paúl:
“Le deseo un nuevo corazón y un amor totalmente nuevo para Aquél que nos ama incesantemente de una forma tan tierna como si comenzase ahora a amarnos; pues todos los gustos de Dios son siempre nuevos y llenos de variedad, aunque no cambia jamás.” (Carta 299, SVP I,429)

¡Que el Año Jubilar esté acompañado por la intercesión de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa, san Vicente de Paúl, y todos los otros Beatos y Santos de la Familia Vicenciana!

Vuestro hermano en San Vicente,

Tomaž Mavrič, CM
Superior General